Buda de Aukana: una impresionante estatua tallada en la roca

Buda de Aukana

El Buda de Aukana es una impresionante estatua de Buda ubicada en la población de Aukana, cerca de Kekirawa, en la Provincia Central del Norte de Sri Lanka.

Introducción e historia del Buda de Aukana

Sri Lanka es un país rico en historia y cultura. Entre sus numerosos tesoros, uno de los más impresionantes es el Buda de Aukana, una magnífica estatua tallada en roca que se eleva majestuosamente en el paisaje.

El Buda de Aukana es una maravilla arquitectónica que data del siglo V d.C., durante el reinado del rey Dhatusena. Se cree que la estatua fue tallada por un maestro escultor llamado Barana. La estatua, que mide aproximadamente 12 metros de altura, es famosa por su detallada ejecución y su impresionante tamaño.

La estatua representa a Buda en una posición de bendición, con la mano derecha levantada y los dedos apuntando hacia el cielo. La tranquilidad y serenidad que emana de la estatua es un testimonio de la habilidad del escultor y de la profunda espiritualidad que impregna la cultura de Sri Lanka.

La historia cuenta que Barana y su hermano, que era también un escultor, compitieron para ver quién podía terminar su estatua de Buda primero. Mientras que el hermano de Barana trabajaba en una estatua similar en Sasseruwa, Barana completó la estatua de Aukana primero, creando una obra maestra que ha resistido la prueba del tiempo.

El Buda de Aukana es un recordatorio de la rica historia budista de Sri Lanka. También es un lugar de paz y reflexión espiritual.

Buda de Aukana

Descripción de la estatua

La figura representa a Buda de cuerpo entero. La túnica marca claramente la forma del cuerpo, y sus pliegues están esculpidos de manera delicada. El Buda sostiene el manto en el hombro izquierdo, mientras que la mano derecha se eleva hasta el hombro, con la palma hacia la izquierda. Esta posición se conoce como el mudra Asisa, una variante del Abhaya mudra.

La estatua está situada en la aldea de Aukana, cerca del embalse de Kala Wewa. Se encuentra tallada delante de una cara frontal de un muro natural de granito, al que está conectado por una estrecha franja de piedra que le sirve de apoyo. El pedestal sobre el que se levanta la estatua tiene forma de flor de loto y fue tallado por separado antes de ser colocado debajo de la estatua. En total, la estatua alcanza una altura de 13 metros, incluyendo el pedestal.

La estatua del Buda de Aukana es un lugar de peregrinación budista importante y una atracción turística popular en Sri Lanka. Su elegancia, la destreza de su tallado y su significado espiritual la convierten en un tesoro cultural que sigue asombrando a los visitantes después de más de 15 siglos de historia.

Localización y como llegar a Aukana

La estatua está situada en la aldea de Aukana (también conocida como Avukana), próxima al embalse de Kala Wewa. Su entorno natural, rodeado de vegetación y tranquilidad, añade a su misticismo y belleza.

Desde Dambulla, puedes tomar un desvío en el camino hacia Giritale para visitar el Buda de Aukana. El trayecto te llevará a través de paisajes exuberantes y pintorescos. Asegúrate de incluir este lugar en tu recorrido por Sri Lanka, ya que su historia y espiritualidad te cautivarán.

Buda de Aukana

La leyenda del Buda de Aukana

Hace siglos, en la antigua Sri Lanka, se desató una competición entre un maestro escultor y su talentoso alumno. Ambos anhelaban crear una obra maestra que honrara al Buda. El rey Dhatusena, gobernante de la época, observó con interés mientras los dos artistas se sumergían en su desafío creativo.

El maestro, con su experiencia y habilidad, comenzó a esculpir una estatua en una gran roca de granito. Cada detalle, cada pliegue del manto, estaba meticulosamente tallado. Pero el joven aprendiz no se quedó atrás. Inspirado por la pasión y la ambición, también esculpió su propia versión del Buda.

Los días se convirtieron en semanas, y las dos estatuas tomaron forma. El maestro creó una figura majestuosa, con el Buda de cuerpo entero en un mudra Abhaya, y el manto ceñido estrechamente. La mano izquierda sostenía el manto en el hombro izquierdo, mientras que la derecha se elevaba hasta el hombro, con la palma hacia la izquierda.

El alumno, sin embargo, optó por una variación. Su Buda también estaba en posición de Abhaya, pero con un toque distintivo. Los pliegues del manto eran más suaves, y la expresión en el rostro del Buda parecía transmitir una serenidad aún más profunda.

Finalmente, llegó el día de la revelación. El rey y todo el pueblo se reunieron en la aldea de Aukana para presenciar las dos creaciones. La estatua del maestro, imponente y detallada, dejó a todos sin aliento. Pero cuando el velo se levantó sobre la estatua del alumno, algo mágico sucedió.

La figura del joven artista irradiaba una energía especial. La suavidad de los pliegues del manto parecía acunar la esencia misma de la compasión y la iluminación. Los ojos del Buda parecían mirar directamente al corazón de cada espectador. La leyenda dice que incluso los pájaros y las mariposas se posaron en su hombro desnudo, sintiendo la paz que emanaba de la estatua.

El rey, conmovido, declaró al alumno como el ganador. La estatua del Buda de Aukana, con sus 12 metros de altura, se convirtió en un símbolo de sabiduría y devoción. A lo largo de los siglos, ha atraído a peregrinos y viajeros, recordándonos que la verdadera belleza reside en la simplicidad y la conexión espiritual.

En resumen, la estatua del Buda de Aukana sigue asombrando a los visitantes después de más de 15 siglos de historia. Si alguna vez tienes la oportunidad de visitar Sri Lanka, no te pierdas la oportunidad de contemplar esta magnífica obra de arte que trasciende el tiempo y la distancia.

Descubre una ruta por Sri Lanka que incluye la visita al Buda de Aukana: Ruta de 16 días por Sri Lanka.

Buda de Aukana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio